Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Las Sandeces de Rafael Silva

Anti Rafael Silva Blog - REALIDAD política y cultural - ¡Acabemos con las sandeces tontiprogres!

El fin de la Civilización Occidental

El fin de la Civilización Occidental

Es el fin del juego. Hacía tiempo que no escribía aquí, pero creo que la derrota de Donald Trump merece una pequeña entrada, antes de que los "ganadores" reescriban la Historia -ya están empezando, incluso en los medios teóricamente de derecha- y estos últimos cuatro años de logros queden "convenientemente" transformados o borrados de la memoria colectiva y de cualquier registro escrito o informático sólido. Antes de que el nombre "Trump" quede indisolublemente ligado al nombre "Hitler", tal como han pretendido y martilleado los media y la izquierda, sin descanso, justo desde el minuto cero de su administración y aun cuando no había tomado decisión alguna. Y antes de que se le haga culpable, incluso retroactivamente, de todo lo malo de América. Incluyendo aquello que Obama/Biden hicieron antes exactamente igual o definitivamente peor.

Poco despues de la nominación de Biden como candidato demócrata, me preguntaba cuánto puede odiarse a sí mismo un pueblo cuando está dispuesto a entregar las riendas de su destino a un monigote senil que ha vivido mintiendo en la política durante 47 años sin conseguir nada salvo su enriquecimiento personal y el de su familia, y que ha sido vicepresidente durante dos mandatos sin hacer nada de lo que, al parecer, ahora sí va a hacer... ¡aunque entre en directa contradicción con lo que ha apoyado años atrás! Dudo mucho que todo su largo historial plagado de mentiras personales, educativas y laborales, vaya a sufrir escrutinio alguno por parte del NYT, de la CNN o del Washington Post. Este personaje no va a sufrir un "impeachment" por usar su cargo para tapar los líos de su hijo drogadicto -o los suyos propios- en Ucrania, Rusia o China. Y tampoco creo que "twitter" o "facebook" se atrevan a censurar o hacer desaparecer sus comentarios.

Ahora ya sé hasta dónde puede llegar el autodesprecio de una nación: con la emisión de suficiente propaganda por parte unos medios de comunicación que no han hecho otra cosa que propagar mentiras durante cuatro años -la trama rusa, el "impeachment", los supuestos abusos sexuales de Kavanaugh, el movimiento marxista "Black Lives Matter" y los conflictos callejeros inmunes al COVID, etc, etc-, puedes conseguir que los ignorantes y los desinformados bailen al compás que tú marcas.

Felicitaciones a la URSS y a Alinsky: se han infiltrado hasta el tuétano en la sociedad americana y, poquito a poquito, han conseguido ganar la guerra fría. Ochenta millones de tontos últiles han elegido a Biden como el títere perfecto para destruir América desde dentro. A partir de ahora, toda disensión con el "establishment" -decir "politburó" sería igualmente acertado- será "racista", "machista", "divisivo", "supremacista", "homofóbico" o "delito de odio", y razón suficiente para ser excluido de este "brave new world" globalista que empieza a vislumbrarse, ver tu vida destruída, y tú, ser conducido a un campo de "reeducación en la Tolerancia". Es el principio del fin del individuo y la libertad, traida entre el regocijo, el jolgorio y los aplausos de los cortos de vista incapaces de ver los barrotes de la jaula en la que están penetrando, y de los ignorantes del pasado, casi en la mejor tradición de un episodio de "Twilight Zone".

¿Que exagero? Ya hoy en día, observad cualquier pausa publicitaria -del contenido de "antes" y "después", ya para qué hablar...- y prestad un poco de atención a los mensajes, los personajes y las formas implícitas en cualquier anuncio: el buenismo, la igual-da, la "tolerancia cero"... En el actual caldo de cultivo cultural, la cosa no va a ir a menos. Imaginad ahora el mismo mensaje, repetido e introducido en mentes débiles las 24x7x365 horas del año. Tenía razón Dragó cuando escribió que con Franco había más libertad: mucha más, por supuesto, que en este estado policial propagandístico, tecnológico e hipervigilado, en el que alegre y voluntariamente nos estamos sumergiendo, y en el que nosotros mismos -bueno: ellos-, hacen de policia del pensamiento y dedo acusador.

Lo ocurrido en los USA no es diferente, en definitiva, de lo que ha ocurrido en España, donde un incompetente con título falso y posiblemente psicopata, más sus secuaces con igual falta de preparación, capacidad y escrúpulos, han conseguido los suficientes votos de gente de la misma escasa calaña moral e intelectual que la que ha votado a Biden, para que dirija nuestros destinos. Un partido político tiene a un país engañado, secuestrado y trabajando, para que su elitista minoría directriz se perpetue en la poltrona, las prebendas y el sueldo público.

Como decía aquel, el pueblo que elige a un idiota para que le gobierne, está adecuadamente representado. Lo malo es que el "idiota" -además de malo- es "un listo", comparado con los que le han votado.

Felicitaciones, Alinsky. Tu plan ha funcionado: destruir a tu enemigo haciendo que se odie a sí mismo. Uno no puede evitar preguntarse en qué otra nación esta gente estaría contenta y conforme.

Felicitaciones, Alinsky. Tu plan ha funcionado: destruir a tu enemigo haciendo que se odie a sí mismo. Uno no puede evitar preguntarse en qué otra nación esta gente estaría contenta y conforme.

A buena cantidad de los americanos no les han importado unas cifras económicas sin parangón desde hace varias décadas, y están dispuestos a volver al subsidio y a que su pais sea comido con patatas por China. De acuerdo. Parecido a lo que pasa en España, a vivir de la limosna. No es necesario un gran esfuerzo para profetizar en qué dirección van a ir los indicadores en los próximos cuatro años. Poca sorpresa aquí.

Y en los siguientes cuatro -u ocho, o doce...- también: los demócratas se encargarán de interrumpir la construcción del muro y/o derribar cualquier barrera física actualmente existente -¡e incluso habrá un evento televisivo festivo o un slogan multicolor e inclusivo para celebrar que, con Biden, los USA se han vuelto un pais "de puertas abiertas"!-, y de importar suficientes "refugiados del tercer mundo" -¡nada de racismo, eh?- que viviran de los impuestos del (decreciente) número de americanos trabajadores, para que la nueva masa de neo-votantes o de juventud crédula y facilmente adoctrinable, asegure que no vuelva a haber nunca, nunca más, una victoria del GOP. Y así, año tras año y casi sin darse cuenta, América acabará convertida en el tipo de pais del cual precisamente huyen aquellos que actualmente quieren entrar en ella, una sombra de la nación que, no hace mucho, era el líder tecnológico y cultural del planeta.

Y cuando caigan los USA y Europa -que actualmente se encuentra en estado terminal, y que ya empieza a deshacerse en polvo-, se habrá acabado la actual Civilización Occidental. Con algo de suerte, un servidor ya no estará presente en la agonía y los últimos estertores del Capitalismo: sólo me queda agradecer el haber vivido en la época de prosperidad y cultura que este sistema económico ha propiciado.

Pero quizá antes de su certificada defunción final, los que pensaron que el socialismo -¡y el comunismo!- eran buenas ideas que nunca tuvieron oportunidad de llevarse a cabo -muchos de ellos, jovenzuelos ignorantes y presuntuosos ("peligrosa arrogancia") que, con la nariz y el dedo pegados buena parte del día a sus productos Apple, nunca han tenido oportunidad de aprender las lecciones de la Historia-; los revolucionarios de sofá, digo, tendrán ocasión de "disfrutar" en sus propias carnes de aquellos sistemas políticos "igualitarios" que tanto desearon, y darse de bruces contra ese supuesto mundo perfecto que creían tener bien abocetado... ¡Buena suerte y ánimo, los van a necesitar! Imagino que estos camaradas estarán bien dispuestos a sacrificarse por el bien del colectivo cuando el Estado lo demande.

Para finalizar, y por mi parte, gracias a Donald Trump por haber inyectado un poco de cordura y esperanza en el rumbo del planeta. Este hombre, a estas alturas de su vida, no tenía nada que ganar o perder, no tenía necesidad de complicaciones o de incesantes campañas de descrédito desde el primer minuto y, precisamente por eso, era un no-político ideal: sin temor, deudas, compromisos o necesidad de devolver favores. Fue bonito mientras duró, pero nada es para siempre. Parece que los americanos han preferido el retorno al "bussiness as usual" y que los políticos "profesionales", expertos en la hipocresía y la mentira, les sigan chupando la sangre. Los -y estos sí- populistas "de verdad", que siempre prometen "no dejar atrás a los pobres y desfavorecidos", pero nunca cambian nada en las vidas de sus votantes: sólo en las suyas propias, exactamente como los "Biden" en sus muchas décadas interpretando el papel, o aquí los "Monederos" o "Iglesias" de turno. No aprendemos. En fin.

Y cambiando de tercio, mi agradecimiento a los -pocos- lectores que han tenido la paciencia de haberme leído o comentado. Esta es la última entrada del blog, no merece la pena seguir escribiendo sobre el destino de una especie dispuesta a ir al matadero por propia voluntad. Es momento de dejar de prestar atención al mundanal ruído incesante a nuestro alrededor y desconectar.

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

powercaps 12/11/2020 12:54

El no representa toda la cultura occidenta, ni sequiera la representa